Nació Chris O’Donnell para ayudar

Nació Chris O’Donnell para ayudar

Los ángeles, EU.- Recuperar la vida es complicado luego de estar en prisión o haber vivido en la sombra de las adicciones, así que hablar de reincorporarse al ámbito laboral es aún más difícil.

Hace 20 años, George R. Roberts, un empresario y filántropo estadunidense, ofreció una alternativa a toda esa comunidad estigmatizada con la creación de la organización Redf, una red de personas que reintegran a este sector social a las actividades productivas y económicas.

El actor Chris O’Donnell decidió sumarse a este proyecto, que le recuerda el trabajo benéfico que realizó desde su adolescencia y continúa ofreciendo pese a su cargada agenda.

“Todo comenzó porque el hombre que inició con todo esto es amigo de un amigo mío y me preguntó si quería participar, y sentí una gran conexión con lo que yo hacía de niño. Redf es una organización de caridad que encuentra trabajo a las personas que no lo tienen y en especial se enfoca en aquellos que acaban de salir de la cárcel o que están con problemas de adicción.

“De alguna forma los ayuda a ponerse de pie nuevamente. Cuando era chico, mi papá era miembro de la junta de una institución que hacía más o menos lo mismo y eso generó un gran impacto en mí y por eso decidí formar parte”, contó en entrevista con Excélsior el hombre que interpretó al Joven Maravilla en la cinta Batman y Robin, de 1997.

O’Donnell, que actualmente graba la novena temporada de Ncis Los Ángeles, que se emitirá en los próximos meses en Latinoamérica a través de A&E, también forma parte del comité de Redf.

“Es interesante porque quieres estar involucrado y ayudar lo más que puedas, porque te das cuenta, dada mi situación como actor, que puedes ayudar más si logras que le brinden atención y recaudar dinero porque los beneficios vendrán si logras que la gente de verdad se involucre. Me parece que soy más útil para ellos de una manera más pública”, señaló.

Hace 20 años contrajo matrimonio con la profesora Caroline Fentress, con la que ha tenido cinco hijos. Es católico practicante y asiste a misa regularmente junto a su familia, una parte importante de su educación en la juventud.

“En Chicago fui a una secundaria católica, de ahí todo el trabajo comunitario que hago, la idea era ayudar a quien pudiéramos. Además había una parte del programa escolar que apoyaba el voluntariado y lo hice al apoyar en los comedores públicos, me gustó mucho y me di cuenta del enorme valor que hay en ello y traté de pasárselo a mis hijos.

“Durante los meses que no estoy en Ncis LA no trabajo porque termino exhausto y con cinco hijos, quiero pasar tiempo con ellos y vivir mi vida. Si fuera soltero y no los tuviera, quizá haría una película, pero la caridad que hago, es algo que se da de manera constante, no necesito la pausa del programa para hacerla”, agregó.

¿Alguien ordenó pizza?

O’Donnell, de 47 años, no sólo apuesta a su trabajo como actor o a las labores altruistas. El año pasado se estrenó como restaurantero. Pizzana es su local, ubicado en el vecindario de Brentwood en Los Ángeles.

El proyecto arrancó hace siete años cuando el también protagonista de cintas como Perfume de mujer o Límite vertical se proclamó como anfitrión de fiestas de pizza en el patio trasero de su casa.

Así se asoció con su esposa Caroline; Candace y Charles Nelson y el pizzaiolo Daniele Uditi.

“Soy un chico de las pizzas. Quería construir una casa hace un tiempo y poner un horno para pizza. Conocí a un chico de Nápoles, él venía y cocinaba para nosotros y otro amigo comenzó con un negocio de cupcakes y decidimos poner un restaurante, y en eso estamos.

Aunque soy la silenciosa minoría del negocio, en realidad sólo lo veo. Pero nos está yendo bien, la gente lo ha recibido, estamos en el lugar 36 de los mejores restaurantes de Los Ángeles. Quizá si están en la noche perfecta, puedo estar ahí cortando su pizza”, contó.

Sobre el por qué sigue formando parte de Ncis Los Ángeles, indicó que todo se debe a que Hollywood se ha vuelto complicado.

“Siempre busqué un programa de televisión que se hiciera en Los Ángeles, porque tengo una gran familia y quería estar con ellos, y tener una estabilidad. Tenía expectativas claro, pero adivinar qué le gusta a la audiencia es por demás complicado, en especial cuando hay tantos programas hoy en día y que no importa cuánto dinero inviertas en marketing.

A veces extraño hacer películas. Quizá en el futuro, pero por ahora no cambiaría lo que hago, porque tengo mucho trabajo y ahora no hay mucho dinero u oportunidades en el cine, prefiero lo que estoy haciendo”, finalizó.

Deja tus Comentarios