Desaparecen a Calderón del PAN; mantienen imagen de Fox

Desaparecen a Calderón del PAN; mantienen imagen de Fox

Ciudad de México.- El 11 de noviembre del año pasado, el expresidente Felipe Calderón renunció a su militancia panista, el mismo día que Marko Cortés ganó la dirigencia nacional del PAN.

El encono entre ambos michoacanos tiene una historia larga, pero la acción del exmandatario fue el pretexto para que Cortés Mendoza literalmente borrara del partido y enterrara para siempre al calderonismo.

En el lobby de la sede nacional del PAN, en la colonia del Valle, se veían, desde años atrás dos grandes cuadros, uno relativo a la victoria de Vicente Fox como presidente, en el año 2000, y otro alusivo a Felipe Calderón, como presidente en 2006.

Ambos expresidentes ya no son militantes del PAN, pero la nueva dirigencia blanquiazul avaló que sólo se retirará un cuadro de la sala de estar del CEN, el de Calderón. El argumento fue que el expresidente renunció al partido.

Ciertamente, aunque Vicente Fox ya no es militante de Acción Nacional, él nunca renunció al PAN, sencillamente nunca refrendó su militancia e ipso facto quedó fuera del padrón de militantes del partido, sin mayor escándalo.

Así como en la dirigencia de Marko Cortés se eliminó el cuadro de Felipe Calderón, se ha ido borrando la presencia del calderonismo. Los gobernadores que antes hacían frente con el expresidente de la República ahora están con el nuevo líder panista.

El exvocero de Calderón, Max Cortázar, y la prima de la esposa del exmandatario, Mariana Gómez del Campo, también están con la actual dirigencia y quien fuera el candidato al CEN, respaldado por Calderón, Manuel Gómez Morin Martínez del Río, está integrado en la nueva cúpula, a través de la Comisión Permanente Nacional del partido.

El calderonismo, en imágenes o con presencia política real en el partido, ya no existe.

RETRATOS DE LOS EXDIRIGENTES

En el piso tres de la sede nacional del PAN, en la sala donde sesiona el Comité Ejecutivo Nacional, están colocados en la pared los retratos de los exdirigentes del partido. Ahí sí permanece el de Felipe Calderón, en su calidad de exlíder nacional panista, no de mandatario federal.

Pero no sólo está el de él, sino los de al menos otros tres exdirigentes nacionales en la vida reciente del partido que prácticamente nunca se volvieron a parar en la sede panista de la colonia Del Valle, dos de los cuales ahora son destacados miembros de la Cuarta Transformación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Permanece el cuadro de Manuel Espino Barrientos, líder del PAN en 2006, cuando Felipe Calderón ganó la elección presidencial, hoy flamante secretario de gobierno del ayuntamiento de Naucalpan, con la alcaldesa de Morena, Patricia Durán.

Espino Barrientos fue expulsado del PAN en 2010 por los señalamientos en su contra hechos por los calderonistas, quienes lo acusaron de no apoyar la guerra en contra del crimen del entonces presidente Calderón Hinojosa.

Permanece también el cuadro de Germán Martínez, hoy miembro del gabinete ampliado del presidente López Obrador, en calidad de director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Martínez Cázares renunció como dirigente del PAN luego de las elecciones intermedias de 2009, que fueron una debacle para el gobierno de Calderón, al perder las gubernaturas de San Luis Potosí y Querétaro, el corredor azul del Estado de México y la zona metropolitana de Guadalajara.

En la pared del piso tres sigue colgado el cuadro de César Nava, exsecretario particular de Felipe Calderón, y quien fuera dirigente interino del PAN tras la renuncia de Germán Martínez.

Nava Vázquez no volvió a pararse en el CEN del PAN desde 2010 hasta principios de este año, cuando acudió al homenaje póstumo que rindió el partido a la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y al senador Rafael Moreno Valle, quienes fallecieron en un accidente aéreo.

Están también en el búnker panista del piso tres los cuadros de líderes nacionales del PAN que hoy permanecen en la escena pública: Luis Felipe Bravo Mena, Gustavo Madero Muñoz y Ricardo Anaya Cortés.

OLVIDAN Á MOURIÑO

Otro símbolo olvidado del calderonismo es el busto de quien fuera su secretario de Gobernación y uno de los hombres más cercanos al expresidente, Juan Camilo Mouriño.

Por decisión del entonces expresidente de la República, un busto en bronce de Juan Camilo Mouriño fue colocado en el Patio de los Naranjos de la sede nacional del PAN, luego del accidente donde perdiera la vida.

Mouriño murió el 4 de diciembre de 2008, al desplomarse el avión en el que viajaba, en las Lomas de Chapultepec, muy cerca de la entonces Residencia Oficial de Los Pinos.

Desde 2008 y hasta 2011 se realizaron cada año homenajes póstumos a Mouriño. Hoy, la efigie permanece en su sitio, pero ya no se realizan actos conmemorativos.

En la sede nacional del PAN son contados los bustos de prominentes panistas, además del de Mouriño existe uno de Efraín González, uno de los fundadores del PAN; de Luis H. Álvarez, líder moral del partido, también fallecido.

Y, desde luego, de Manuel Gómez Morin, fundador de Acción Nacional, cuyo nombre lleva al auditorio de la institución política fundada en 1939.

Deja tus Comentarios